Sobre la pobreza  

Los niños que crecen en situación de pobreza enfrentan obstáculos y condiciones de vida precarias a diario, los cuales pueden privarles de su niñez. El estrés generado por la pobreza puede afectar el desarrollo cerebral de un niño y perjudicar su bienestar físico y mental, problemas que persisten hasta en la adultez. 

Para los niños de escasos recursos, la niñez es una serie de retrasos que nunca les permiten superarse o imaginarse un futuro mejor. La vida no viene con garantías como atención médica para enfermedades, calzado para ir a la escuela y recibir una educación. Las experiencias negativas a una temprana edad perjudican el desarrollo de un niño, dejándoles atrapados en un círculo vicioso de pobreza. Su apadrinamiento o donativo tiene un impacto positivo para los niños en las comunidades a las que servimos al brindares acceso a programas educativos, servicios médicos y dentales, talleres de formación profesional y más. 

En 2018, se calcula que un 8.6 por ciento de la población mundial vivía en pobreza extrema.

Los niños son dos veces más propensos que los adultos de vivir en condiciones de pobreza extrema. 

Ver mas. 

Jabón + agua = vidas salvadas 

Mucho antes de que el lavado de las manos se convirtiera en un mantra salvavidas en todo el mundo, este hábito era vital en las comunidades a las que servimos. El lavarse las manos previene no sólo infecciones virales como COVID-19, sino también condiciones más comunes como la diarrea, disentería y parasitosis. 

Fotografía de lavado de manos.