Comunidades

Puede que Colombia esté categorizada como uno de los países más alegres del mundo, pero no todo da motivo para sonreír. Un 11% del país no tiene empleo, el 27% vive debajo de la línea de pobreza y el 7.2% vive en condiciones de pobreza extrema. Con la pobreza vienen problemas como violencia pandillera contra menores de edad, particularmente las niñas, sistemas de salud pública inadecuadas para los ciudadanos, y un sistema de educación pública que no está preparando a los niños para graduarse de la secundaria o una vida más allá de los estudios secundarios. 

Con 10 centros comunitarios y un equipo local dedicado, Children International está generando un cambio duradero para los niños y jóvenes de estas comunidades. Tenemos programas que ayudan a los niños a aprender sobre la gestión responsable de recursos a una edad temprana a través de nuestro programa de educación social y financiera. Los programas activos como el de desarrollo socio-deportivo y música para el desarrollo motivan a los niños a alejarse de la calle, y el Consejo de Liderazgo Juvenil enseña a los niños sobre los riesgos de involucrarse con las pandillas. Colaboramos con entidades gubernamentales y privadas para ofrecer servicios médicos y medicamentos costeables a través de nuestros centros comunitarios y clínicas. Adicionalmente, nuestros programas de empleo preparan a los jóvenes para la universidad y enseñan conocimientos laborales que benefician a sus comunidades. Con su ayuda, podemos acabar con la pobreza generacional en Colombia para siempre. 

Nota: Debo adicionar algunos datos y editar el texto a algo más contextual  

Datos: Niños apadrinados, colaboradores, centros comunitarios, años en Colombia 

Imagen:  

– Niños en la comunidad 

Mapa de Colombia con los tres punteros que indican las tres ciudades donde operamos.  

Una gran discrepancia de riqueza 

RETO 

La pobreza en Colombia ha mejorado radicalmente en los últimos 50 años, pero todavía existe una enorme diferencia entre los niveles de riqueza de diversos grupos socioeconómicos. En su mayoría, las personas de bajos ingresos realizan trabajos manuales informales como albañilería, venta ambulante, venta de lotería o pesca. 

SOLUCIÓN  

Nuestros centros comunitarios ofrecen programas que abordan los aspectos fundamentales de la pobreza. Los niños aprenden sobre el manejo responsable de recursos a una edad temprana a través de nuestro programa de educación social y financiera, y continúan fortaleciendo sus conocimientos a medida que avanzan por el programa de apadrinamiento. Adicionalmente, nuestro programa Hacia el Empleo® crea mayores oportunidades de empleo al enseñar a nuestros graduados habilidades laborales buscadas en sus comunidades. 

El 71% de los participantes del programa Hacia el Empleo® fueron colocados en puestos de trabajo con las habilidades que adquirieron. 

Nota: A la derecha del texto anterior.  

Icono de hacia el empleo